Archivos Mensuales: junio 2013

Reflexiones de una pequeña champiñona

Estándar
resu Da miedo pensar en que lo que hoy hagamos determinará el mañana. Incluso los más pequeños detalles influyen sin que apenas nos demos cuenta en nuestra forma de pensar, de hablar y de actuar. Lo ocioso nos cerrará algunas puertas, si te dedicas a lo que realmente quieres hacer, sales de la rueda de lo profesional (en mi caso la Biología) (que no es lo mismo que lo laboral) y se van unos cuantos trenes. ¿y adónde me lleva esto? porque el trabajo duro abre más puertas que el disfrute personal (en principio, algo así se podría decir). No quiero pasarme la vida del Día al Decartón (que son bien dignos, que conste). 
 
Pero como decía uno de los grandes, la vida es eso que pasa mientras haces otros planes.
 
Vivir para el mañana es perderse el hoy. Así que me decido por un futuro incierto en el que me lío la manta a la cabeza y vivo de ilusiones. Y si la realidad se impone, que me pille bailando. (Igual es que leo demasiado a Iñaki).
 
Por ello se establecen las siguientes grandes directrices en mi vida:
1. Una vez decidido algo, no se replantea el tema. (o tiramos pa’lante o no avanzamos nunca)
2. Escogeré el camino que más me llene. (La felicidad es el presente. La ansiedad es la consecuencia de pensar demasiado e el futuro)
3. Soy una superviviente, no hay situación a la que no me pueda enfrentar y en las dificultades sale lo mejor de mí.
4. Los míos son la primerísima prioridad. No me los dejo atrás para tenerlos en un futuro. Son mi esencia.
 
Además nunca supe desperdiciar el tiempo. El camino ocioso tb incluye currar duro.
Los días con Ana traen consigo grandes descubrimientos personales, serenidad y bienestar. Y si a eso le añadimos un Mochuelo que no puede ser más perfecto a cada momento, debo ser la persona más afortunada sobre el globito terráqueo este.  Si se pudiera, aquí guardaba la partida para poder regresar a este momento exacto cuando a mí me diera la gana.
Banda sonora:
Lo bueno de que nadie lea nunca esto es la libertad de poner lo que uno quiera. Ahí queda, lanzado al vuelo para quien lo cace. Para el que las cace al vuelo.
 
Ah, y últimamente he escuchado una frase preciosa. Te la dedico Sarita. Inmenso lo que he aprendido de ti y lo que me inspiras cada día. Desde que te fuiste quedamos muy solos y yo mucho más, sé que piensas en nos. Luz de rayo, luz rebelde. Sonreirás fuera de la prisión.
 
Anuncios