Archivos Mensuales: febrero 2008

. : Danzando con cuentos :.

Estándar

 

 
¡¡¡ RoOoOoOoOoOoNDA DE CUENTºS!!!
 
SeÑoras y seÑores les PropongO esta enträda para que dejen AQUÍ su cuento favorito/cuento recientemente leído/cuento creado/cuento cuentosísimo. La idea es compartir las fantasías y sueños, cosiendo una nube que te extraiga del mundo aunque sólo sea un ratín. 
 
 
…hagan su contribución…
Anuncios

…la caja de Pandora…

Estándar

    

En el seno del universo todos los ojos miran hacia ti.  Miradas risueñas, miradas de fuego, de pasión, de candor, de ternura, de odio, de terror, indefinidas. Cruzan la galaxia, largo recorrido sólo para poder saborear tu olor, cantan paranoia, pues la locura brota por sus poros al sentirte tocar. Elévate, sonríe al mundo, cántame, quiéreme, te lo exijo, te lo pido, te lo imploro. Que esta noche muera como si fuera la última y perdure como la primera. Méceme, acaríciame, sórbeme, muérdeme, bésame. Que un quizás rompa la sonrisa de tu boca y el tal vez abandone la habitación, por siempre tuya Pandora, la caja sellada romperá hoy su misterio, mostrará hoy su encanto y sólo soñarás con volverla a tener entre tus manos.  

l^ c^sit^ del ^rbol

Estándar

                                                                                

                                                          

 

La casita del árbol estaba perdida en un frondoso bosque cantábrico. En ella podías leer los mejores cómics del mundo, dibujar con tizas en las paredes, reir a carcajada limpia, espiar a la naturaleza, dormir sin despertador. En ella un baúl protegía los cachivaches que poco valor económico tenían, pero que serían el más preciado tesoro de una dulce mente despierta. Bajo una tabla falsa se encontraban los lacasitos. Como una población subterránea nuestros chocolatosos amigos armaban fiestas y un enorme jaleo.  Desde ella se escuchaba una granDiosa gramola que jugaba a formar canciones con cada palabra que los duendecillos que habitaban la casita decían. Los pequeños cuidaban del gran búho rojo, el dueño de la cabaña, que amaba salir a sorprender ratones en la noche. En este lugar dejando pasar las horas te olvidabas del tiempo pero las manecillas sin inmutarse continuaban su atareado trabajo. El mundo seguía su ciclo, su Gaia, por lo que la cabaña tenía horas de descanso en las que los mágicos bajitos iban al cole, tomaban la merienda y jugaban en los columpios, pero después siempre regresaban a su pequeño santuario donde la única ley que existía era jugar hasta reventar.

ººººººººººOOOOOºººººººººº

Estándar
…fiteando…
 
En una chabola lejos del asfalto
vive hace tiempo un señor muy raro,
es extravagante y huele a butano.
Si alguien le desprecia, él le da la mano.
No hablará contigo más de media hora
siempre hay mucha gente cuando uno está a solas.
Dicen que el demonio de la mala suerte
un día con sus garras lo cogió muy fuerte.

Tiene el pelo oscuro, los ojos claros
y los dientes negros de mascar tabaco.
Su mano derecha repleta de anillos
en la izquierda un vaso guarda el equilibrio.
Hay quien esta vida se la toma a broma
y hay quien se suicida con balas de goma.
No hay por qué pasar el tiempo pensando en lo perdido
ni llorando lágrimas de cocodrilo.

Si le duelen los recuerdos,
se los cura con ginebra.
Él quiere enterrar el tiempo,
dentro de un reloj de arena.
Como nunca tiene sueño,
se pasa la noche entera
con su viejo catalejo,
que le acerca a las estrellas.

 

.; La naranjita exprimida cabalga de nuevo ;.