| Cerca de las vías |

Estándar

 

Como un tren desbocado que marcha sin frenos con rumbo perdido. Como el vagón que decidió tomar las mejores vistas estando a la cola, y que fue desenganchado aprovechando la oportunidad. Ahora deambula por los senderos que un día recorrió en el famoso tren y aún  a lo lejos lo oye rechinar.

Su tímido chu-chú era un susurro en la inmensidad, pero poco a poco fue cobrando fuerza, su melodía era necesaria para muchos incluido él mismo. Aquello de lo que el tiempo le había privado fue tomado con deleite y surgió lo indescriptible.

Recorrió nuevos caminos, visitó a viejos amigos y conoció pasajeros en el viaje. Por fin podrá elegir su propio color, ya no hay armonía que guardar. Guarda los sueños en una botella de cristal y quizás algún día la tire al mar y se deje naufragar. De momento, en los días de ventisca, procura encontrar la llave del armario donde recelosamente guarda la botella y siempre que lo necesita da un sorbito del preciado elixir.

 

 

 

 

 

 

 

 

Quieres ver el mundo, mira, está debajo de tus pies.

Por las viejas amistades, el maltrato psicológico, la complicidad única, la manipulación más voraz, la amistad más intensa. A Dylan y Jönes. Nunca aprendí tanto de una manera más cruel y pocos inicios fueron tan felices y eternos. Donde sentí que se hacía realidad la idea más utópica de la verdadera amistad y también donde dejé de creer en ella.

 

 

 

 
Anuncios

»

  1. Yo haría el vagón elástico, para que nunca el aforo esté completo, lo mejor de la vida es conocer gente que aporte algo nuevo cada día. Pero por si acaso, me pondré a la cola para comprar el billete; espero tenerlo dentro de poco y  asegurarme así un sitio en ese vagón con ganas de recorrer el mundo y aprender más y más cosas, porsupuesto, quiero que mi asiento esté pegado a la ventana, para poder construir sueños, historias y preguntas cada vez que mire un paisaje distinto…

  2. Genial! en ese caso, esperaré a que termine este mes lleno de exámenes y en cuanto me sienta libre, abriré la ventana del tren para que los olores del exterior me invadan, dejaré que mis piernas resbalen lentamente por mi asiento, notaré cómo mis brazos pesan cada vez un poco más, y cerraré los ojos… ya estoy lista para soñar de nuevo… (y porsupuesto, inspirada para escribir cosas mejores, que son las que merece este pequeño espacio)
    Me alegra que no dejes de escribir, es el rincón perfecto para refugiarse después de un día largo!
    Gracias!!!

  3. Lástima que haya trenes que solo pasan una vez en la vida por una estación, y hay veces que ni para… Me gusta tu espacio, y cómo escribes…
    Virgi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s