¨sueños bordados¨

Estándar

 

Caminaba por una senda sin fin y de repente se halló perdida en el camino. Un piecito seguía a otro, un suspiro empujaba a otro. Entre sus manos apretó las castañas cocidas a fuego lento. Lento, lento, lento…las cosas buenas no deben hacerse con prisas. Saboreó la  primera, luego la segunda. Mar de sensaciones, deleite sencillo. Un perfume embriagador la sumergió en un sueño profundo. Y acostada en el mullido musgo pinceló carcajadas en el aire.
Entre pompas de jabón bailaba su corazón. Acunado en su pecho dormía un deseo. Y entre nubes esponjosas se mezclaban sus bucles, espiral de ideas, dudas y cuestiones…en su lienzo soñado aparecieron tres amantes de la filosofía. No existe el presente dijo uno, sólo pasado y futuro; no existe futuro, sólo un presente continuo, afirmó el segundo; no existe pasado, lo hecho se disipó en la niebla contempló el último. Pasado, presente, futuro; pasado, presente, futuro…¿el tiempo es invención del hombre? ¿O es el hombre invención del tiempo?.
Da igual, de todas formas, ella quería enterrar el tiempo en un reloj de arena, para así poder disfrutar cada granito de arena. Tratar de formar una montaña de arena con cada granito firme y seguro, y no una duna árida, para poder dar cabida a la vida microscópica que surgía en sus anhelos. Y que tu sombra dibujara frente a la suya la hora de aquel momento idílico en aquel espejismo prestado.

Anuncios

Un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s