. rumºres de mi m3nt3 .

Estándar
 
 
" Y en lo más alto de la montaña se percató de que desde la cima era pequeño lo que él se había acostumbrado a ver grande, y pensó que ése era el punto donde se invertía todo, donde las pesadillas se volvían sueños, la soledad se tornaba en paz, la naturaleza en valor y el silencio en lenguaje.
 
Dejó volar su mente de lo sencillo a lo complejo, para después alcanzar el máximo nivel de complejidad: los detalles. Jugó con las palabras, repitiéndolas una y otra vez hasta que perdían el sentido. Después hizo otro tanto con las imágenes, entornó los ojos hasta que lo nítido viraba a borroso. El que no confunde se confunde decía un tal Unamuno y mi réplica es ¿el que se confunde no confunde? claro que sí señor Unamuno, pues las confusiones desencadenan errores, quizás incluso situaciones embarazosas, y gracias a eso el hombre avanza, aprende, ríe, vive… quizás la confusión sea inherente a él.
 
Y tal vez provenga de ahí la insistencia del hombre por encontrar respuestas ciertas.Ya Descartes sugirió empezar de cero, al ver débiles los cimientos que se creían consolidados, a veces para avanzar, lo ideal es dejarse enseñar y no empeñarse en deducir. Pero, ¿cómo abarcar el tema? ¿letras o ciencias? ¿Lo abstracto o lo exacto?…. y yo me pregunto ¿quién dijo antítesis?.
 
Cuenta la leyenda que la literatura y la ciencia estaban enfrentadas pero, no se confundan amigos, era sólo aparentemente, en realidad las letras y las ciencias buscaron una conciliación en lo abstracto, y por ello, a todo número irracional , a todo infinito, a toda fórmula, le acompaña una explicación, una metáfora, y por qué no, una paradoja. Pero también a todo concepto le acompaña un concreto , un ente en sí o al menos una definición referida a algo concreto.
 
¿Ven ahora algún extremo? no, porque todo está mezclado o quizás o todo esté en estado puro, porque la parte es el todo fragmentado y el todo dividido es la parte. Pero, entonces,  si yo tomo agua de un río que lo es todo,¿no sigue siendo agua mi parte? y ¿qué es ahora el río? ¿no es agua también?, por lo tanto, ¿cuál es la diferencia? ¿la cantidad tal vez?, pero, ¿cómo podemos cuantificar aquello que ni siquiera es concreto? pues no olviden que hablamos de aspectos que no se pueden aprehender.
 
Y caminando así, inmerso en sus pensamientos, se dió cuenta de que se encontraba de nuevo en la base de la montaña, y comprendió que en la cima había tenido el universo ante él y que no lo había disfrutado por tratar de explicarlo, y es que , a menudo olvidamos que para intentar explicar algo, hay que conocerlo amarlo y observarlo. Olvidamos de dónde provenimos y tratamos con desprecio a nuestra fuente de vida: la naturaleza".
Anuncios

Un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s